Se pretende que en este día de convivencia y desarrollo personal, y usando el bellísimo espacio que nos ofrece el Mar Menor, los chicos aprendan a través de juegos lúdicos, talleres,actividades deportivas al aire libre, descarga de adrenalina en los juegos… y desarrollen estímulos y rasgos de su personalidad, como son la confianza, la comunicación y la cooperación, el respeto por el medio ambiente que les ayuden a crear nuevos hábitos más positivos y beneficiosos con respecto a ellos mismos y a su entorno natural y social, etc.

 

Volver