Así que nos plantamos en la plaza de nuestro pueblo con gorros y mochilas dispuestos a pasarlo muy bien.

 

 

Volver